Otra forma de terapia

No a todo el mundo le gustan las labores. De hecho, hay personas que se ponen incluso nerviosas cuando intentan realizarlas. 

Yo he descubierto hace poco que me relajo también con el cuidado de las plantas… ¡Y es algo asombroso! Porque siempre he dicho que se me mueren hasta las plantas de plástico. De hecho, la persona que siempre ha cuidado las plantas en casa ha sido mi marido.

Ya tengo una pequeña colección en mi terraza, y cada una de ellas tiene una pequeña historia. Estas historias son las que me hacen quererlas y cuidarlas. Como premio, ellas crecen y me dan ánimo para seguir.

 

IMG_20180809_125959

La primera planta en ocupar un lugar en mi terraza fue este poto.

Lo vi en un supermercado, al hacer la compra. Hubo una conexión entre la planta y yo. Era preciosa, y pensé: “aquí no la riegan ni la cuidan lo suficiente, así que se viene a mi casa”. Tuve que pagarla, claro. Pero me la traje.

¡Qué bonita quedaba en mi terraza! La coloqué en un lugar destacado, para que lo vieran todos los vecinos. Y a ella le gustaba. 

Solo me duró una semana. En un descuido, los perritos de mis hijos se hicieron cargo de que la pobre sufriera… Cuando vi el desastre en la terraza, no sabía si reir por la cara de culpables que tenían los cachorros, o si llorar por lo que le habían hecho a mi planta.

Primero les regañé y les leí la cartilla. Mis hijos me ayudaron, y al mismo tiempo se reían. Decían que estaba hablándoles como a humanos. Sé que por el tono supieron que no podían tocarla de nuevo.

Luego, me puse manos a la obra para rescatar a mi poto. Tan solo quedaban las raíces intactas. No suelo rendirme y, bajo la atenta mirada de mi hijo mayor, me dediqué a remover la tierra, ordenar las raíces como pude y a replantar los tallos que quedaban con hojas. Lo hice todo con mucho cariño, pero os confieso que sin saber si iba a dar resultado.

Pues ha tardado la friolera de un año, pero mi poto no solo ha resucitado, sino que además está precioso. Mi hijo dice que con lo terca que soy, no tenía más remedio que crecer. También él está loquito con mi planta… Y por si acaso, la he puesto en alto y con dos regaderas como parapeto para que los perritos no vuelvan a tocarla… POR SI ACASO…

IMG_20180809_125954

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s