El ganchillo y el punto como terapia

Mi marido padece Alhzéimer desde hace ya ocho años. Yo soy su cuidadora.

Siempre ha sido un hombre muy activo, y difícilmente se ha sentado tranquilo en el sofá del salón. Solo lo ha hecho al acabar la jornada laboral, agotado.

De lunes a viernes acude al centro de día para los enfermos de Alhzeimer y otras enfermedades neurológicas, aquí en Rota. Cuando voy a recogerlo por la tarde, siempre está de pie. No se sienta.

Pero logro que se siente cuando llegamos a casa, siempre y cuando yo me siente a su lado.

Cuando él  ve que cojo mi cestita o bolsa con mi labor, ya sabe que me voy a quedar sentada un buen ratito. Se relaja y me deja hacer. Suele realizar algún comentario acerca de mi labor (cada vez habla menos), y eso nos sirve para conversar unos minutos.

Entonces se relaja y duerme una siesta (siempre y cuando no me levante yo, porque lo siente). Y yo realizo mi labor. Así voy creando y disfrutando, relajándome yo también.

Estoy segura de que muchos estaréis en situaciones parecidas a la mía. Cuidando a algún familiar día a día. No desesperéis. Intentad buscar algunas metas que conseguir sencillas que podáis realizar en casa, como sencillas labores.

Yo no puedo quedarme quieta en esos momentos, porque los nervios que voy guardando a lo largo del día suelen aparecer en forma de picor. Y sí, me rasco mis propias manos. Como no puedo dejarlas quietas, las muevo.

Ahora mismo me estoy relajando escribiendo esto.

Soy maestra, y puedo aseguraros que mi trabajo es mi terapia. Me encanta mi trabajo. Mis niños (mis alumnos) me hacen sonreir a diario. Ellos me cuentan sus historias, dándoles una gran importancia, como por ejemplo cuando se les cae un diente. Su imaginación y sus ganas de disfrutar la vida son mi mejor regalo en el día a día. Y aprenden todos los días algo, disfrutando, y me hacen aprender a mí también.

El otro día abrí mi correo y  me encontré un mensaje en el que se me avisaba que tenía una nueva seguidora en mi blog. Este blog lo había casi olvidado, de veras. Y pensé que este podía ser mi objetivo estas vacaciones, darle vida de nuevo a mi blog, tan olvidado y abandonado. Así continuaré teniendo alumnos, a través de la web.

De modo que aquí estoy escribiendo, teniendo como objetivo compartir mis labores con vosotros.

Espero que os guste.

Manme

 

Anuncios